El tiburón de Munich

Deja un comentario

1 junio, 2013 por David Alonso

El hombre que logró colgarse siete medallas de oro en unos juegos olímpicos rompiendo todos los récords existentes hoy ya es historia, pues es lo malo del deporte, siempre llegará otro que te destrone. Esto le ocurrió al protagonista de nuestra historia, el dorado Mark Spitz (California, 1950). De origen judío, la vida de este deportista está rodeada de agua, el medio en el que mejor se desenvuelve desde los dos años, edad a la que aprendió a nadar en las soleadas playas de Hawai.

SpitzSus primeros éxitos a nivel deportivo llegaron en el mundo amateur donde se hizo con cuatro oros en los Juegos Macabeos de 1965. Esta competición es una especie de Juegos Olímpicos organizada por el mundo judío que se disputa en Israel. La carrera de este precoz nadador no se detiene y en 1967 gana cinco medallas de oro en los Juegos Panamericanos. Una estrella cruzaba a velocidad de crucero la historia y las aguas de las piscinas olímpicas a las que saltaba. Después de estas marcas, y con sólo 18 años, se presentó a los JJ.OO. de México 1968 como principal favorito, donde cosecharía su primer y única derrota.

Mark había pronosticado que ganaría seis medallas de oro en los Juegos Olímpicos de México 1968, pero se quedó lejos de su predicción al obtener dos medallas de oro, una de plata y otra de bronce. El asma que sufría hizo que los 2.200 metros de altitud a los que se celebraban las pruebas fueran un gran obstáculo para Spitz, sin bien es cierto que el estadounidense acudió a la cita olímpica algo confiado y arrogante. Lo que para cualquier otro deportista hubiera sido todo un éxito dejó en Mark un sabor amargo y de derrota del que se encargaría de dar buena cuenta cuatro años después.

El-nadador-norteamericano-Mark_54341658159_54028874188_960_639En el siguiente encuentro olímpico, Munich 1972, llegó la explosión de Mark Spitz. El deportista estaba a punto de lograr algo nunca visto, los JJ.OO. perfectos. El nadador participó en siete pruebas y ganó las siete preseas doradas. Además, obtuvo récords del mundo en los siete estilos de natación en los que participó: 100m libre, 200m libre, 100m mariposa, 200m mariposa, 4X100m libre, 4X200m libre y 4X100m medley. Una hazaña que le valió el sobrenombre de Mark “El Tiburón” Splitz. Su récord de las 7 medallas de oro en unos Juegos Olímpicos se mantuvo vigente durante 36 años, hasta que también un nadador estadounidense, Michael Phelps obtuvo una medalla más en Pekín 2008. Mark tuvo que abandonar prematuramente los JJ.OO. tras el atentado del grupo terrorista palestino “Septiembre Negro” en el que murieron 11 atletas judíos.

spitz (1)Es entonces cuando Splitz decide retirarse a la tierna edad de 22 años y con un vasto palmares sobre su cuello. Se llegó a decir que podría ser el sustituto de Sean Connery para interpretar a James Bond. Desde entonces ha estado muy vinculado al mundo judío y realiza actividades de promoción a lo largo y ancho del planeta. Su inmaculada carrera, con nueve oros olímpicos, una plata y un bronce le hicieron entrar en la lista de los cinco mejores deportistas del siglo XX elaborada por el COI. La historia del tiburón de oro que abandonó prematuramente las aguas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: